LOS TITIRITEROS A PRISIÓN EN 2016 IGUAL QUE ELS JOGLARS EN EL AÑO 1977

No es la primera vez que en España se encarcela a gente del teatro. En el año 1977 se detuvo y encarceló a los miembros de Els Joglars, en aquella época por la autoridad militar.

Ahora, un Juez de la Audiencia Nacional ha decidido el ingreso en prisión de dos integrantes de un grupo de teatro, porque en la representación teatral se veían escenas como el ahorcamiento de un guiñol vestido de juez, el apuñalamiento de un policía y la violación de una monja y el apuñalamiento posterior con un crucifijo.

Por ello les aplican las penas de ENALTECIMIENTO DEL TERRORISMO, tipificado en el artículo 578 del Código Penal vigente, castigado con la pena de prisión de 1 a 3 años de prisión y multa; y de UN DELITO COMETIDO CON OCASIÓN DEL EJERCICIO DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES Y DE LAS LIBERTADES PÚBLICAS GARANTIZADOS POR LA CONSTITUCIÓN, tipificado en el artículo 510 del Código Penal, castigado con la pena de 1 a 4 años de prisión y multa.

Seguro que no tiene nada que ver y es casualidad, entra dentro de la elucubración mental, pero el juez que ha ordenado el ingreso en prisión fue policía desde 1974 en plena época franquista a 1983, en plena transición, pero seguramente esto no le ha influido para redactar el auto de prisión de los compañeros.

Parece una película de ciencia ficción, en pleno siglo XXI, sobretodo porque cada dia vemos y soportamos el robo de politicos y banqueros y no hay juez que encarcele a nadie con tanta facilidad y eso que a todos los investigados por desfalcos bien seguro que les pueden aplicar lo de destrucción de pruebas, aunque se alargan durante años las investigaciones que en casos muy contados pisan la carcel.

Si los meten en prisión porque considera que ese es un teatro no apto, tendrá que explicarnos que van a hacer a todos aquellos, que tanto por internet como en los juegos de plataformas, se hartan de “matar enemigos”, creando una mentalidad de violencia a gran escala eso, por no hablar de aquellos niños a los que se lleva a campos de futbol o a ver el maltrato animal y se le imbuye en un ambiente de insultos, gritos, fanatismo, etc. suponemos que si sigue el criterio de defender a los menores encarcelaran a los padres por poner en peligro a sus hijos.

Es posible que moleste que sean un juez, un policía y una monja quienes aparecen en la obra de teatro, gente de orden y pilares de la sociedad, si fueran una bruja, un jorobado y un tuerto seguramente no habría pasado nada, son el mal y lo que hay que suprimir. Porque, no olvidemos que en el teatro para niños y niñas solo puede ser de una manera, como todo en la vida, el bueno y guapo pega al malo y se casa con la chica guapa. Ya lo sabéis, olvidaros de la libertad de expresión;  no son buenos tiempos para ello,  están muy envalentonados buscando constantemente a quien encarcelar, judicializar y destrozarle la vida para justificar lo que ellos llaman aplicación de leyes y que no tiene nada que ver con la justicia.

Quizás, hoy tras ver el documental de Metromuster “Tarajal” estoy más enfadado de lo normal ,viendo como cargos públicos, desde ministros a directores de la Guardia Civil que juraron un cargo para “defendernos y doy por supuesto que para no mentir”, cambiaban las versiones a medida mientras las imágenes que se veían destapaban sus mentiras, pasando por un auto judicial verdaderamente lamentable para cerrar el caso y dejarlo todo como si no hubiera responsables de uno de los asesinatos en masa más graves que se han dado en este país desde que se dejaron de utilizar los piquetes de ejecución.

En resumen, la cárcel para los de siempre, los inconformistas, los que cuestionan el orden establecido, nada diferente en el horizonte, la democracia es ese holograma que nos prometen en televisión y que algunos disfrutan y con la que nos golpean a todos.

Por cierto en la revolución que pienso y quiero, a los jueces los haría trabajar de agricultores y granjeros, a los policías de mineros y a los banqueros en la construcción, con contratos indefinidos, esa sería mi revolución, aunque igual incurro en algún artículo del código penal al soñar libremente con un mundo nuevo o decir lo que pienso.

LIBERTAD DETENIDOS, LIBERTAD DE EXPRESION 

 CGT-Comunicación Barcelona