31 TRENES DEL METRO SUFREN DESPERFECTOS EN LA LINEA 5

UN TRABAJO REALIZADO POR UN EMPRESA EXTERNA EN LAS VÍAS DE MARAGALL-5 ESTUVO A PUNTO DE PROVOCAR UN GRAVE ACCIDENTE Y PROVOCÓ AVERIAS DE DIVERSA ÍNDOLE EN TODA LA FLOTA DE TRENES DE LA LÍNEA 5 DEL METRO DE BARCELONA

 

A pesar del oscurantismo practicado por la Dirección de Metro, la CGT denuncia que, el pasado viernes 30 de septiembre, algunos vagones de los 31 trenes que circulaban en la Línea 5 sufrieron desperfectos de diversa gravedad, que provocaron su retirada urgente del servicio comercial.

En un primer momento se desconocía el origen de los hechos, pero la evidente gravedad de los daños y las terribles consecuencias que podrían haber causado, hizo que se investigara su procedencia.

Durante la noche de ese viernes se localizó en la zona de vías, entre las estaciones de Maragall y Congrés, un montón de traviesas, que se habían colocado peligrosa e inadecuadamente al lado del carril, y algunas de ellas habían ido impactando contra los vagones de los trenes a su paso.

En algunos casos el impacto hizo desprender elementos de los trenes y, a medida que los trenes circulaban por el lugar, las traviesas fueron desestabilizándose progresivamente, presentando un elevado riesgo de caída sobre las vías, que de haberse producido hubiera podido provocar un GRAVE ACCIDENTE.

Las primeras investigaciones apuntaron a que las traviesas habían sido “tiradas” inadecuadamente – que no colocadas- por una empresa externa (seguramente la contrata de una subcontrata) que estaba realizando trabajos de renovación y mantenimiento de vías para Metro, cuando con anterioridad estos trabajos los realizaban con total profesionalidad empleados de Metro de su sección de Vías.

El sábado 1 de octubre se inició el servicio comercial de trenes de forma muy precaria, pues la mayoría de los trenes no estaban en condiciones óptimas para la circulación.

Estos hechos demuestran –una vez más- la deriva de externalización que aplica esta Dirección en Metro, con el visto bueno de la actual Presidenta del Consejo de Administración, Mercedes Vidal.

La CGT de Metro denuncia los elevadísimos costes que va a suponer la total reparación de la flota de trenes de Línea 5, en horas de trabajo, materiales y retrasos de los trabajos de mantenimiento previstos, que no se van a poder realizar a tiempo, además de la precariedad laboral que supone para el personal interno que los trabajos se realicen por personal ajeno a Metro.

La CGT se pregunta quién se hará responsable de estos costes económicos y del riesgo que, tanto trabajadores como ciudadanos, hemos sufrido por una evidente negligencia y falta de profesionalidad.

La CGT de Metro exige al Consejo de Administración que aplique el inminente cese de los máximos responsables de Infraestructuras y Mantenimiento, Sres. Micas y Nadal, ya que ellos NUNCA ASUMIRÁN la responsabilidad ética y moral que tienen por unos hechos de esta gravedad.